Recibe nuestra
programación
Inicio > Casa del risco > Descripción de la Casa

Descripción de la Casa

La Casa de arquitectura virreinal, es de fachada austera y simétrica, se distingue por su remate mixtilíneo, único en el siglo XVIII; está ornamentada por una cruz y una hornacina central, custodiada por el sol y la luna, en el nicho se encuentra la Virgen de Loreto, decorada con roleos en argamasa.

El edificio es de dos plantas y torreón, balcones con herrería marterinada, un óculo mayor octagonal y uno menor decorado con un ángel, que iluminan la escalera interior del edificio, ubicada a la derecha de la fachada.

El torreón, ubicado a la derecha de la fachada, es el remate del cubo de luz de la escalera que llega a un tercer nivel, convirtiéndose en un mirador, el más alto del barrio, y del que se puede dominar los alrededores. Incluso cuentan que durante la invasión norteamericana se alcanzó a observar el avance de los yanquis hasta Padierna y fue utilizado como estudio por don Isidro Fabela.

En el interior, la Casa está organizada a la usanza del siglo XVIII, con las habitaciones alrededor del patio central, (que actualmente fungen como salas de la colección), al que se asoman dos tipos de gárgolas, las de la azotea que servían para el desagüe de la lluvia, y las del primer piso que recogen el agua de las macetas a través de un canal central en el pretil; estas últimas se encuentran ornamentadas por máscaras del tipo de teatro clásico.

Tiene dos amplios corredores, que antes estaban decorados con lambrines de talavera, la escalera también es de generosa dimensión y conserva su movimiento helicoidal que venía descendiendo desde el torreón.

A pesar de sus viajes constantes al extranjero, pues sus deberes diplomáticos así se lo exigían, o durante el tiempo que gobernó a su estado natal, don Isidro Fabela siempre añoraba su Casa por la belleza y comodidad:

“Nosotros adquirimos esa añosa mansión no para pasar en ella una vida que mirara al pasado, sino para vivirla a placer en el presente, de tal modo que luciera su ambiente secular.” Isidro Fabela



Fotografía:Manuel Zavala Alonso