Recibe nuestra
programación
Inicio > Casa del risco > La Fuente del Risco

La Fuente del Risco

“Si la Casa era asombrosa, la Fuente que decora su patio es magnífica”
 Isidro Fabela

El 8 de mayo de 1963, la Sociedad Protectora del Tesoro Artístico de México, hizo un reconocimiento público a don Isidro Fabela “por su labor en el rescate de la joya arquitectónica de la Casa y la Fuente del Risco, así como por la importante colección de arte que alberga”.

La Fuente del Risco, que se encuentra adosada al muro a modo de retablo, fue construida probablemente en la segunda mitad o último tercio del siglo XVIII, y constituye uno de los ejemplos de la exuberancia que alcanzó el estilo barroco en el México Virreinal, se puede ubicar también en la última etapa de este estilo llamado “ultrabarroco”, en el que sólo la simetría es una guía en su abigarramiento y profusión ornamental.

Aunque se desconoce su autor, indudablemente su concepción y construcción fue producto de un eminente arquitecto, que no sólo satisfizo la necesidades básicas de la casa elaborando una fuente que abasteciera de agua a las habitaciones, sino que ejecutó una obra monumental, cuya ornamentación la ubica en las construcciones del ultrabarroco mexicano, del que quedan escasas muestras hasta nuestros días.

La Fuente en su concepción simétrica está adornada con platos, platones, tazas, tibores y pedacería de porcelana –llamada riscos–, así como esculturas, espejos y conchas nácar que le proporcionan una luminosidad muy especial.

Esta Fuente constituye un excelente registro de la cerámica que cada año llegaba a la Nueva España a través de la Nao de China. Estas mercancías orientales arribaban al Puerto de Acapulco y eran esperadas con gran expectación por la sociedad novohispana por tratarse de bienes muy preciados que adquirían para sus casas.

Para el último tercio del siglo XVIII, ya no había tantos viajes de la Nao, y escasearon las “chinitas” –porcelanas chinas–, y se descompletaron los juegos de té, las vajillas, y demás enseres del servicio de mesa.

Eran tan valiosas y queridas las “chinitas”, que una taza rota, un plato, una tapa rota, o cualquier pieza lastimada, se guardaban y se reutilizaban para decorar macetas, bancas de jardín, interiores de fuente, interiores de patios, caminitos en jardineras, y esta pedacería, combinada con conchas, platos, tibores, espejos, se le llamó estilo del “risco”.

En otras ocasiones la pedacería era utilizada como relleno en las construcciones, de allí que en excavaciones, a cierto nivel, se encuentre restos de porcelana, o de loza blanca y restos de piezas de cristal. También hay todavía hasta nuestros tiempos, la tradición oriental de que pieza defectuosa, pieza que se rompe, y la misma ley se aplicaba talavera poblana en el siglo XVIII.

Desde que don Isidro Fabela adquirió la Casa del Risco en 1933 se propuso rescatar la famosa Fuente. En 1938 ésta fue restaurada incorporándole las piezas faltantes a fin de conservar su simetría. Se reconstruyó el brocal y el lado izquierdo de la Fuente, que había sido convertido en un baño.

“Cuanto a su Fuente, única en el mundo, descuidada por anónima gente alérgica a la cultura, la rehicimos con platos chinos, azulejos, conchas nácar, espejos, tibores de nuestra Puebla de los Ángeles y surtidores de agua suavemente cantarina que habían enmudecido por luengos lustros”. Isidro Fabela

Asimismo, a la Fuente durante su restauración se le colocaron algunas piezas de loza inglesa y porcelana contemporánea, pero se conservaron las de porcelana china, las de talavera de la reina, los azulejos “abó polícromo” del siglo XVII, así como las de talavera poblana, que no habían sido lastimadas.

Hay algunos puntos principales de interés en la decoración de la Fuente:

  • Forma un retablo de tres cuerpos con uno mayor central que termina en arco de medio punto abocinado y nichos en altorrelieve, de igual forma, los laterales rematan en un contorno de línea mixtilínea de argamasa.
  • Sansón derrotando al león, escultura de talavera poblana del siglo XVIII. Esta imagen se ha encontrado a la entrada de una fábrica de talavera en Puebla.
  • Nuestra Señora de Roncier (del Rocío), aparecida en la provincia francesa de Josselin, patrona de las enfermedades nerviosas. Fue colocada en ese nicho por don Isidro Fabela.
  • Decoración en nichos con espejos azogados de fondo y arcadas con cuarzos blancos, jadeítas y obsidiana.
  • Platones grandes de la dinastía Ming, pintados en azul y blanco.
  • Porcelana china de la familia Rosa del siglo XVIII, caracterizada por la decoración con medallones de flores y escenas.
  • Porcelana Imari con policromía azul, rojo y motivos verdes.
  • Plato español de talavera de la reina.
  • Plato conmemorativo con el escudo de la ciudad de Puebla en talavera poblana. Colocado en ese nicho por don Isidro Fabela
  • Abó polícromo: azulejos poblanos elaborados a finales del siglo XVII.
  • Pequeños espejos colocados en el fondo de los nichos.
  • Columnas formadas con tacitas de porcelana china.
  • Domine Cane o Perros del Señor. Tallas en piedra de recinto.
  • Sirena tocando un violín, escultura tallada en piedra de recinto.
  • Mascarones como surtidores de agua.
  • Conchas nácar y pedacería de porcelana revistiendo los espacios que hay entre platos, tibores y demás piezas ornamentales.









Fotografía: Javier Melo